sábado, diciembre 23, 2006

Sobre el oscuro abismo en que te meces


¡Joder que ganas tengo de que pase la puta Navidad! No quiero creer que formo parte del cliché amargado de los que piensan que es un asco, que es puro consumismo, que los sentimientos que se muestran son de la tienda de todo a 1€, que las buenas intenciones desaparecen cuando se acaba el turrón y la sidra, que si patatín que si patatán...Hace años que llegué a racionalizarlo, es decir, que me descubrí a mi mismo que son días como otros cualquiera, que lo importante es realmente lo que vivas en ellos (creo que me ayudó a ese desencanto descubrir que los Reyes Magos eran los padres y trabajar en turno de noche precisamente esos días). Y es que tiendo a racionalizarlo todo para intentar comprenderlo, asumirlo o ponerle "mi etiqueta"; para que la pieza encaje dentro de los esquemas que tengo en la cabeza y poder seguir viviendo. Practicamente lo había conseguido, es decir, llevaba dos o tres años que estas fechas pasaban con la serenidad y parsimonia de cualquier día anodino de verano, como si no fueran conmigo. Pero este año no se que coño pasa, imagino que será el resfriado-catarro-gripe cabalgante que me lleva acompañando más de una semana, me ha pillado con las defensas bajas y se está cebando un poco con mi estado de ánimo como hacía años que no ocurría. Sólo tengo ganas de volver a la sierra de Cádiz, a la de Segura, a la de Cazorla, esconderme hasta que pase el chaparrón en cualquier casa perdida, acurrucado cerca de una chimenea y llevarme mi bufanda conmigo, porque hace mucho frío ahí fuera y necesito calor.

Si tú no vuelves
se secarán todos los mares
y esperaré sin ti
tapiado al fondo de algún recuerdo

Si tú no vuelves
mi voluntad se hará pequeña...
Me quedaré aquí
junto a mi perro espiando horizontes

Si tú no vuelves
no quedarán más que desiertos
y escucharé por si
algún latido le queda a ésta tierra

Que era tan serena
cuando me querías
habia un perfume fresco que yo respiraba
era tan bonita, era así de grande
no tenía fin...

Y cada noche vendrá una estrella
a hacerme compañía
que te cuente cómo estoy
y sepas lo que hay
Dime amor, amor, amor
estoy aqui ¿no ves?
Si no vuelves no habrá vida
no sé lo que haré

Si tú no vuelves
no habrá esperanza ni habrá nada
Caminaré sin tí
con mi tristeza bebiendo lluvia

Miguel Bosé "Si tu no vuelves"

16 comentarios:

Dulce Locura dijo...

Hola!

No sé como acabé por aquí... El caso es que me encantó haberlo encontrado.

Espero que te mejores del catarro.


Un saludo!

Evanggelos dijo...

Muchas gracias por la visita y por el comentario. El catarrillo va mejor, imagino que el alcohol está matando a todos los bichos. Me encantó tu blog, te dejé mensaje y te enlacé

Saludicos

Iohannes Dei dijo...

la navidad es deprimente...no quiero ni acordarme, hace tiempo, mucho tiempo, cuando eran fechas familiares, y aún no era nada el gordo seboso ese que dice JO JO JÓ...y no era un producto de ventas la miseria de los desgraciados, que cada vez lo son más por culpa de las ONG's (y demás ASEREJE's), y tampoco lo era la cegadora felicidad (¿qué será eso?) del consumo de cosas idiotas, y además la hipocresía durante 15 días...pero todos se lo creen, sin embargo no se creen que los Reyes Magos existen...uffff, en estos momentos flota mi cabezaaaa...

Anónimo dijo...

Quizáz la culpa no la tenga la navidad sino, como bien dices al final de tu entrada, que necesitas calor. Todos necesitamos calor y aquellos que no lo tenemos incluso hemos llegado a contar con la posibilidad de no tenerlo nunca, es bueno dejar que los que lo tienen disfruten de su suerte, en navidad, semana santa o cuando toque... el tema no esta en lo que viven los demas sino en lo que uno vive y en como lo vive, pienso.

Quique dijo...

Navidad sucks!

javi-al dijo...

Pues por respeto a los creyentes no os pongo ni os mando mi felicitación de Navidad ateo-sacrílega, lo que sí he hecho es colgar el video de "Si tu no vuelves" en mi blog, por si a alguien que no lo conozca le ha gustado la letra y lo quiere ver y escuchar.

Un fuerte abrazo a todos en estos días donde la insulina sanguínea y mental tienen que trabajar el doble.

Anónimo dijo...

Creo que la canción termina de manera diferente:

Y cada noche vendra una estrella...

A veces tenemos las estrellas al alcance de la mano, solo tenemos que cogerlas, pedirlas, llamarlas por telefono o pedir auxilio, es bien sencillo.

Iohannes Dei dijo...

señor anónimo: si usted posee el número de teléfono de alguna estrella, le agradecería muchísimo me lo pasara (antes de que llegue a lo que se da en llamar -en astronomía- como supernova). Algunos andamos justitos. Gracias.

Anónimo dijo...

Generalmente solemos tener el telefono de alguna estrella olvidado en algun rincón de nuestra agenda telefónica, suele ser esa estrella a la recurrimos cuando estamos terriblemente desesperados y a la que no prestamos mucha atención cuando nos va bien, si somos muy simples. No hay nadie que no tenga un par de ellas, pero el bienestar no deja ver el brillo que poseen, cuestión de repasar agenda a final de año y el resto de los dias.

Iohannes Dei dijo...

Señor anónimo: una vez tomado el café, he revisado la agenda del móvil, y me he dedicado a eliminar los números de varias personas, antes de que se fosilizasen (sí, esas estrellas de las que te hartas de llamarlas y proponerles un viaje, una cita, un café o una copa, y llega un momento en el que se acomodan a tu iniciativa, pasan los meses y te enteras por terceros -o no te enteras- de su salud). También los números de los que te prometen quedar, y ahí queda todo en muy buenas intenciones. Los números que corresponden a lo que llamas estrellas, yo lo llamo soles, por tanto no sé en qué campo nocturno estaran esas dichosas y felices estrellas. (Vaya, ahora tengo que hacer limpieza en el mesenyer -lo olvidé).

Anónimo dijo...

Señor Iohannes dei: creo que hablamos de cosas diferentes y de personas distintas. Todos hacemos limpieza en el movil y, por supuesto, en el mesenger, absolutamente todos. Es como cuando uno va al cuarto de baño, siempre tira de la cisterna al final, eso es ley de vida cada final de año, normal. Pero las estrellas están, cada uno tiene las suyas, no tantas como usted comenta, son pocas, pero son esos que saben estar en la sombra, esos a los que, probablemente, nos pidieron estar alguna vez y ni nos dimos cuenta de nada, esos a los que no supimos entenderles una sencilla mirada o esos a los que se puede llamar a las tantas de la madrugada, existen, están ahi y forman parte de nuestra vida; aun por encima de nuestras relaciones sentimentales, cibernéticas o del pelaje que sean, da igual. Pero todos tenemos alguien a quien considerar estrella. Seguro que si. Y si no es así, lo lamento.

Iohannes Dei dijo...

Señor anónimo: Cualquiera no accede a mi mesenyer, como ni mucho menos le facilito mi número de teléfono (no voy a enumerar mis criterios...), pero sucede que solemos equivocarnos después de depositar nuestra confianza en ellos (supongo que cada cual hablaría según su experiencia). Gracias por la aclaración, en el futuro (si aconteciera) estaría bien que fuéramos más explícitos. Y no, las relaciones cibernéticas...no tienen el calor humano directo: son hologramas. (Siento que este espacio sea tan exiguo como para profundizar más en estas cuestiones).

Anónimo dijo...

Señor Iohannes dei, tiene usted toda la razón, es cierto, cada cual tiene sus criterios. En el futuro, que probablemente no lo haya, seremos más explícitos; aunque, a fín de cuentas, el que conoce los verdaderos motivos e itenciones de la canción en el blog, su fín o lo que quisiera significar con y de ella, es el creador del mismo. Solo era un apunte en la "supuesta tristeza" de lo que contaba, al respecto de un último rayo de esperanza y alegría al final de la canción, facilitada por la existencia de una estrella. Desconozco la motivación que llevó al creador de este blog a poner esa letra, pero me limitaba a dar mi impresión, que sin duda es probable esté equivocada. Un saludo senor Iohannes dei y que vaya bien esa limpieza de memoria del móvil. Felices fiestas

Iohannes Dei dijo...

Señor anónimo: Muchas gracias (por lo demás, después de dejar tanto comentario he perdido el hilo originario de este asunto). Idem: Salus et Pax et Harmonia.

Anónimo dijo...

Muy bien señor Iohannes dei, mis mejores deseos tambien para usted... Salus et Pax et Harmonía... y no olvidemos Laetitia... importantísimo Laetitia¡

Iohannes Dei dijo...

Sí, señor anónimo, laetitia, si bien es implícita a la harmonia salutis (tantas cosas las hay, en fin). Gracias.