miércoles, septiembre 27, 2006

La pulsera


En mi folio blanco
dibujas filigranas
con la yema de
tu dedo
y descubres los
huecos dormidos
desde la cuna

Quemas tus papiros
y duermes al
son del azahar
del cortijo blanco
que navega por
el olivar plateado
de las noches infinitas

Y al despertar
palpas, hueles
y sientes
que tu pulsera
está a mi lado

Evanggelos
Porque Úbeda y Baeza existen realmente...

2 comentarios:

Iohannes Dei dijo...

Lo más bonico del poemica es la estrofa final. Interpreto estos versos desde un punto de vista erótico (no sé si será acertad o no). Cuida la métrica y ensaya más estas sensaciones positivas, con las que te vas acercando...

Iohannes Dei dijo...

Espero (de todo corazón) que pese a lo que hablamos de este poema sigas subiendo más poemas. Mil besos.