jueves, septiembre 21, 2006

El tacto de las palabras

Cuando no hay mesura, cuando escapan de la boca libremente arrastrando todo lo que encuentran en el camino, para bien y para mal, en ese momento, cuando más vulnerable me descubro, intento detenerlas con la brida, pero ya no son mías...

"Solamente los ciegos pueden tocar las palabras. Los demás nos creemos dueños de las letras y los conceptos, los manipulamos y conseguimos engañar con ellos, imaginamos haberlos dominado porque podemos pronunciarlos, decirlos despacio, arrojarlos a gritos o enamorar con susurros. Hay quien cree que se atrapan las palabras con la mirada, al recorrer con los ojos cada una de sus letras .Y, sin embargo, después desaparecen porque son intangibles y se esfuman.

Solo los ciegos tocan las palabras porque posan las yemas sobre cada sílaba, y recorren los contornos de la belleza que atesoran .Así sabrán enredarse en las letras de la telaraña, mancharse con el color de la sangre y saborear con el tacto la descripción de los cuerpos esbeltos.

Tienen las manos el atávico sentido del calor y el frío, y por ellas pueden llegar a la mente los tecnicismos gélidos que vinieron del griego, los rugosos bramidos que heredamos de los godos, las sílabas suaves del latín y las voces cálidas que nos dejaron los árabes. Solo los ciegos pueden sentirse leyendo como quien se sienta al piano, identifican cada tecla con un sonido, y cada grupo de sonidos con una frase, y tocan cada novela como una sinfonía .

Son suyas las palabras más que de nadie, porque las rozan y las saborean, y las palabras les transmiten sus vibraciones con la fuerza eléctrica del contacto. Pueden así medir el tamaño del hipopótamo, la contundencia del percherón, el largo valor de lo descomunal, la extensión de la grandilocuencia, y la delgadez del hilo y el filo, y de todas las íes de lo pequeño : lo ínfimo, lo diminuto, lo milimétrico, lo infantil, lo ridículo, lo mísero.

Disfrutan del tacto de las letras, caminan a prisa por los renglones en blanco , esquivan las zancadillas que interponen comas y paréntesis ,y perciben los capones que los acentos les dan a las sílabas.

Nadie puede ser tan dueño de los signos como los ciegos que los notan en la piel de las manos, el lugar que busca los disfrutes .Nadie tan dueño del lenguaje como quien conoce sus dimensiones y lo mide con los dedos .Muchos amamos nuestro idioma: certero y preciso, seco y brillante. Pero sólo los ciegos podrán además, acariciarlo."

Alex Grijelmo "punto de vista"

Con su permiso, Don Paco...


PALABRAS

Si me regalas todas tus palabras

¿qué me das?


Si me regalas todos tu frases

¿qué me das?


Si me regalas todos tus puntos

Todas tu comas

Todos tus punto y comas

¿Qué me dás?


Si me regalas paréntesis,

Exclamaciones e interrogaciones

¿qué me das?


Si me regalas puntos suspensivos

Y suspensos sin puntos

¿qué me das?


Si me regalas tartamudeos

Y entrecortados jadeos

¿qué me das?


Si me regalas mordizcos

Y arañazos de erizo

¿qué me das?


Si me regalas el pulso acerelerado

Y el corazón desbocado

¿qué me das?


Dame… dame… dame…

Los sueños que llenan tus noches,

Las noches sin sueños

Los sueños sin noche


Dame… dame… dame…

Una llama, una llamada

O una simple llamarada

Gracias, Paco

1 comentario:

Iohannes Dei dijo...

"Con una palabra
Fluye por el río
Tu sonrisa azul
-La rama del árbol.
Y te hago rehén
Del beso
Con una palabra.

Con una palabra
Vertida como lágrima
En mi copa consigo
Probar la miel
De tu caramelo.
Con una palabra.

Construyo con ella
Mi mágico puzle
-no la adivines
Si la lanzo a tu río-
(Golpea y desata
Ondas hasta
El infinito)"

Esto es lo que yo te doy, perla (hace años que la compuse)